Trampa mental.  

​​
La facilidad con la que podemos caer en una rutina superficial, olvidándonos de buscar
  equilibrio interior, es lo que inspiró mi serie “Mind Trap”. Creo que los momentos en los que vislumbramos nuestro verdadero yo ocurren cuando nos enfrentamos a nuestros sentimientos más profundos y crudos. Al crear escenas ficticias, muestro la analogía que existe entre los humanos que enjaulan a los animales y la pérdida de su propia libertad y sentido de sí mismos en su búsqueda de un estatus económico y social.  Aquí es donde la ambición nos atrapa y olvidamos que esto no es lo más importante, sino simplemente un medio para lo que realmente es.